miércoles, 30 de noviembre de 2011

Una audiencia con el gobernador

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades, y los años de aparición de los hijos de Aryas, hubo una edad no soñada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas: Nemedia, Ophir, Brythunia, Hyperborea,; Zingara, con sus caballeros; Koth, que hace frontera con las tierras de pastos de Shem; Estigia, con sus tumbas guardadas por sombras; Hyrkania, cuyos jinetes llevan acero, seda y oro; Aquilonia, que reina suprema en el dormido occidente. Y Zamora, con sus mujeres de cabellos negros, sus torres de terrorífico misterio y sus templos dedicados a extraños dioses con forma de araña.."


Después de permanecer un par de días ocultos en el escondrijo de Benayun (el zamorio que habían rescatado de las mazmorras de la mansión de Hisarr Zul) y enterarse gracias a sus contactos de que el robo no había sido denunciado a la guardia de la ciudad los orgullosos Rondo y Ragnar decidieron celebrarlo bebiéndose las riquezas adquiridas por todos los antros del Mazo. Así tras un par de días de celebración las noticias de su hazaña fueron atrayendo a todo tipo de vividores y aventureros hacia ellos, ansiosos por capturar algo de ese halo de fortuna que parecía envolverlos. Y las noticias parecieron traspasar los límites del barrio ya que mientras el joven Vanir volvía a contar su historia de nuevo, sin que mucha gente la entendiera ya que su conocimiento de los idiomas civilizados no era muy extenso, un grupo de soldados de la guardia entraron en la taberna en la que se encontraban con el encargo de escoltarlos hasta el palacio del gobernador ya que este requería su presencia. Extrañados, intrigados y muy borrachos Rondo y Ragnar decidieron dejarse llevar por los guardias, los cuales además también “reclutaron” a algún aventurero más de entre la escoria de la taberna.

mapa de Arenjun la ciudad de los ladrones

Y de esta manera aconteció algo extraordinario y es que la guardia de la ciudad escolto a un grupo de forajidos desde el mazo hasta el palacio del gobernador, y no para encarcelarlos sino para que pasaran la noche en el. Además de Rondo y de Ragnar los otros “voluntarios” eran Deneom, un joven bárbaro cimerio; Galbro, un espadachín zíngaro; y Dimas, un bribón zamorio nacido en la propia Arenjun. Tras atravesar la ciudad y entrar en la zona amuralla que rodeaba el palacio los guardas condujeron a sus invitados hasta un barracón vacio donde pasarían la noche ya que hasta el gobernador se encontraba durmiendo en sus habitaciones y no los recibiría hasta el día siguiente así que el grupo tras hablar un poco entre ellos se dispuso a pasar la noche. Y esta transcurría tranquila hasta que de repente Deneom, cuyo sueño era tan ligero como el de un gato, se despertó al escuchar como una de las ventanas se abría len
tamente y a través de ella entraba en la habitación un ser del tamaño de un niño pequeño contraído, achaparrado y con unas pequeñas alas de murciélago en la espalda. Totalmente quieto el cimerio espero a ver qué sucedió y así vio como el ser se acercaba a rebuscar en los enseres del Vanir mientras otros dos seres similares al anterior se encaramaban a la ventana. En ese momento agarrando su espada Deneom salto por encima de los catres y se abalanzo contra los demonios mientras gritaba para avisar al resto del peligro. Al oír esto todos los del barracón se despertaron y a pesar de la impresión cogieron sus armas y comenzaron a luchar contra esa especie de monos alados. (Todos excepto el bueno de Rondo que al ver a esos bichos quedo totalmente inconsciente por la impresión). Acabando con ellos rápidamente ya que esos seres no eran demasiados diestros en la lucha cuerpo a cuerpo y cuando los guardias entraron en el barracón solo pudieron aterrorizarse ante la visión de sus cadáveres.

El Gobernador Oleska
Al día siguiente ya repuestos de los sucesos nocturnos los “reclutas” son conducidos al a palacio ante la presencia del poderoso gobernador Oleksa, un gordo y seboso noble que los recibe despues de su baño sentado ante una mesa en la que se encuentra un abundante desayuno del que disfruta mientras habla con el grupo. Y lo que les dice es que necesita a un grupo de gente desconocida y sin vinculaciones con ningún grupo de poder de la ciudad para realizar una importante misión por la que se les pagara muy bien. “Especialmente a aquellos que se han metido en un problema con un poderoso hechicero de la ciudad” comenta entre bocado y bocado para señalar a continuación al Rondo y a Ragnar “El conquistador”. Y el asunto que deberán conseguir para cobrar esa suculenta recompensa es la devolución de la bella Juliana, la prometida del gobernador, la cual ha desaparecido de sus aposentos hace dos noches. El gobernador sospechaba que sería un secuestro común pero tras no recibir ninguna nota de rescate se teme que sea algún tipo de venganza y quiere que el grupo no se detenga ante nada para devolverle a su prometida de vuelta.





viernes, 7 de octubre de 2011

El extraño pajaro Kushita

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades, y los años de aparición de los hijos de Aryas, hubo una edad no soñada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas: Nemedia, Ophir, Brythunia, Hyperborea,; Zingara, con sus caballeros; Koth, que hace frontera con las tierras de pastos de Shem; Estigia, con sus tumbas guardadas por sombras; Hyrkania, cuyos jinetes llevan acero, seda y oro; Aquilonia, que reina suprema en el dormido occidente. Y Zamora, con sus mujeres de cabellos negros, sus torres de terrorífico misterio y sus templos dedicados a extraños dioses con forma de araña.."


Mapa de la Era Hyboria

Por los estrechos y oscuros calles del Mazo, el barrio más peligroso de la ciudad de Arenjun, un joven Vanir llamado Ragnar, que se llama a si mismo el Conquistador, caminaba despreocupado cuando de repente los gritos de mujer pidiendo auxilio llaman su atención. Al girarse hacia el lugar de donde surgen estos gritos el pelirrojo Vanir vio como una bella mujer salia corriendo de uno de los callejones con su ropa rota ,media arrancada, y el pelo totalmente alborotado. Entre gritos y sollozos le dijo que estaban golpeando salvajemente a su pobre hermano, y el barbaro sin pensarlo dos veces corrio hacia el lugar que le indica la mujer donde se encuentra con que un maton estaba golpeando sin piedad a un hombrecillo que sangraba abundantemente de diversas heridas. Cuando el joven se adelanto para detener la paliza otro maton que estaba escondido tras unas cajas intento golpearlo en la cabeza con una maza con la intención de dejarlo inconsciente, pero gracias a la dureza de su testa consiguio evitar la mayor parte del golpe. Ademas la mujer de repente cambio su gesto asustado y saco un puñal que llevaba oculto. ¡Todo era una trampa de unos esclavistas en busca de presas!. Pero estos pronto se dieron cuenta de que habian mordido más de lo que podian tragar y aun peor se les puso la cosa cuando tras escuchar los ruidos de lucha aparecio por alli un bosonio que junto al barbaro a despachar a los dos asaltante mientras la mujer se dba la vuelta y huia despavorida. Tras acabar con los dos matones el bosonio se presento como Eduardo, un guardia fronterizo que se encontraba muy lejos de su hogar, y tras saquear los dos cadaveres y despojar de sus monedas al hombre herido ambos se dispusieron a gastarselas en los antros de la zona.

El peligro acecha en las calles de Arenjun, la llamada ciudad de los ladrones

Unas horas más tarde y bastante más borrachos que antes los dos aventureros dirigieron sus pasos al Brazo Partido, una taberna situada en lo más profundo del Mazo, y una vez alli y mientras comian algo un hiborio moreno, de pelo oscuro y vestido con ropas de buena calidad se acerco a ellos para ofrecerles un trabajo. Su nombre era Rondo, les dijo en aquilonio con un fuerte acento de Koth, y era el sirviente de un noble llamado Enkidu, el cual necesitaba a dos hombres valientes para realizar una incursión en una mansión cercana al barrio de los templos con el objetivo de conseguir un objeto y en caso de conseguirlo se les pagaria una buena cantidad de monedas de plata. Ante la mención de esta recompensa los dos borrachos se levantaron dispuestos a no demorar el asunto y apurando las jarras de cerveza le pidieron a Rondo que los condujera a esa mansión, aunque por el camino se detuvieron a beber algo más y a disfrutar de la compañia de unas guapas mujeres, no fuese a ser que no tuvieran oportunidad despues de la misión.

Tras realizar estos queaceres continuaron hacia la mansión y tras atravesar la puerta de los mendigos, que señala el fin del Mazo, entraron en una zona de la ciudad mucho mas amplia y bien cuidada en la que abundaban las mansiones de los mercaderes. Rondo señalo a un edificio de dos palntas con una gran muralla y ajardinado diciendoles que ese era el lugar que estaban buscando y que pertenecia a un hombre llamado Hisarr Zul, un coleccionista de obras de arte que se habia instalado en la ciudad un par de años atras. Cuando los tres asaltantes se disponian a trepar por el alto muro se dieron cuenta que en la plaza que se encontraba cerca habia una fuente, y esa fuente tenia una trampilla que daba a unos tuneles que con algo de fortuna los conduciria a la mansión sin alertar a los guardias que patrullaban por el jardín de la casa. Asi que tras levantar la tapa de la alcantarilla descendieron por unas escaleras y comenzaron a avanzar a traves de un tunel, con el agua empapando sus botas y en el caso del barbaro sus gastadas sandalias, hasta que al llegar a la altura de la casa del coleccionista de arte se encontraron con una verja cerrada por un candado que no ofrecio demasiada resistencia al certero golpe que Rondo le propino con su hacha. Una vez eliminado el obstaculo siguieron avanzando por el tunel hasta que llegaron a un estanque circular bordeado por un pequeño pasillo en el que se vislumbraban unas pequeñas habitaciones y enfrente de ellos, al otro lado del estanque, una puerta de hierro medio oxidada. Intrigados se acercarón a examinar esas habitaciones descubriendo que estas no eran sino pequeñas celdas, vacias todas excepto una en la que un hombre medio moribundo estaba encadenado mediante a unos grilletes a la pared. Intrigados se acercaron hasta la celda pero antes de poder siquiera intentar abrir la puerta un enorme reptil de gran tamaño, con una cabeza ancha y unas mandibulas llenas de dientes se abalanzo contra ellos surgiendo del estanque y propinandole un fuerte mordisco a Rondo en la pierna y tirando de él hacia el agua pero rapidamente Ragnar y Eduardo comenzaron a propinarle golpes hasta acabar con el animal. A continuación liberaron al hombre que con voz debil les conto que se llamaba Benayun y que habia entrado a robar en la casa hacia una dias pero que al intentar subir al piso superior un extraño gas lo habia dejado inconsciente para despues despertarse encadenado y ser torturado sin piedad por el dueño de la casa.

El extraño lagarto del estanque

Despues de escuchar el relato del hombre y ver que en su debil estado es incapaz de caminar lo dejan alli dicendole que volveran a recogerlo y continuan hacia la puerta del fondo. Al abrila descubren una pequeña sala con una escalera de caraciol que asciende y en el suelo unos extraños dibujos y simbolos grabados en la piedra. Evitando pisarlos los tres asaltantes ascendierón hasta ell piso superior y llegaron a una pequeña sala con un armario del que saquean dos cuchillos ceremoniales, una estatuilla de jade y una pequeña piedra de un mineral de color negro del tamaño de un huevo. Una vez echo esto comenzaron a avanzar por los silenciosos pasillos de la mansión hasta llegar a un portico cubierto con una cortina que daba a un atrio ajardinado con tres entrada más y al miria por unas de ellas Ragnar vio una gran sala con un trono y dos guardias de pie. Sin hacer ruido aviso a los otros y con un grito conjunto se lanzarón a la carrera contra los vigilantes, cayendo uno de ellos muerto al primer golpe y el otro herido, pero lo extraño y sorprendente es que ninguno de ellos pronuncio ni una sola palabra ni cambio el gesto de su cara. ¡ Parecia que eran estatuas de cera y no hombres vivos!. Pero a pesar de eso el segundo tambien murio y rapidamente bloquearón una de las puertas de la sala ya que a traves de ella se empezarón a escuchar ladridos de perros y sonidos de armas desenvainandose. Al mismo tiempo de un objeto tapado con un gran pañuelo de seda empezaron a surgir chiillidos que casi parecian palabras, y sonriendo Rondo tiro del pañuelo para dejar al descubierto lo que habían venido a robar: Un extraño pajaro de pico gris, plumas de colores y una cresta roja a juego. Así que una vez conseguido salieron corriendo por el camino por el que había llegado parandose solo para recoger al zamorio encerrado en las mazmorras, el cual los guio hasta uno de los escondrijos que tenia en el Mazo en el cual podrian reponerse de las heridas y ocultarse hasta que se calmara la situación.


sábado, 3 de septiembre de 2011

Milites Christi

La campaña en cuestión se desarrollará utilizando algo parecido a la tercera edición de Aquelarre, que de paso testeamos, aunque el mundo/entorno no sea el propio del juego (directamente).
Como ya viene siendo habitual en mis partidas, la cronología utilizada, así como los hechos que se narran (en los que los pjs se ven implicados) no serán al 100% verídicos ni fidedignos, tanto en su acción como en el momento en que se  desarrollan. Pero bueno, si Hollywood puede pasarse la historia por el forro en una superproducción…¿Porqué yo no?

La partida comienza con los pjs llegando al puerto de Jaffa, fortaleza en Ultramar (me gusta más ultramar que el Outremer que vengo leyendo, sin saber si realmente significa lo mismo) en el año de nuestro señor de 1176. En este momento de relativa calma entre los cruzados y los musulmanes (Ha pasado la Segunda cruzada, al menos en su primera parte, y Saladino ha tenido problemas con Nur ad din, con lo que firma una paz incómoda con los cristianos) rige los destinos del reino de Jerusalén el regente Raymond de Trípoli, tras la muerte del Rey Amalric, aguardando que en el 1177 tome posesión del trono el jovencísimo Rey Balduíno V a sus 16 años.
Los Pjs, pertenecientes todos a los reinos peninsulares, (esto no era lo que yo pensaba, ya que prefería que fuesen europeos, que fueron los que participaron en la primera cruzada, ya que en lo que luego sería España tenían bien que batallar sin irse tan lejos, pero bueno, cosas de ellos.) llegan a Tierra Santa por diferentes motivos, aunque la mayoría con intención de purgar sus anteriores pecados y faltas en Europa.
Tiberias y parte de la guardia de Jerusalén
Una vez allí, y aunque se habían conocido ya en el barco desde Mesina, estrechan amistad en torno a la misa que oficia el Padre Recaredo con motivo de su llegada tan cerca de los Santos Lugares. Es en esa ceremonia improvisada donde se les une Tiberias, uno de los señores de Jerusalén, que, aunque no se le ve excesivamente pío, se interesa por esos extraños cruzados que llegan de un lugar de donde tan pocos vienen. En Jaffa, verán a personajes tan estrambóticos como Pedro el Hermitaño y sus monjes mendicantes llamando a la cruzada, Guy de Lusignan, maestre de los templarios y fugazmente a Godofredo de Bouillon, que se embarca con sus hombres hacia Europa. El padre Recaredo habla de ciertas cosas con Tiro de Dijon, un caballero hospitalario que lo invita a visitarlo en el Hospital de San Juan en Jerusalén. Tiro lo advierte que no se fie de los Templarios.

En la tienda que tiene Tiberias en las afueras de la muralla de Jaffa cenan con su noble conocido y hablan sobre los Santos Lugares y lo que desean encontrar en ellos. Por suerte, Rodric, uno de los hombres de Tiberias les encuentra pasaje en una pequeña caravana que se dirigirá hacia Jerusalén la noche siguiente. En ella, Al-Muradín (no, no es un árabe enano xD) les ofrece el pasaje gratuíto si protegen a los viajeros y sus pertenencias de los posibles ataques de ladrones del desierto. Así lo tratan y comienzan sus andanzas.

1. La caravana.

Al Muradín
Al-Muradín tiene previsto viajar por la noche y descansar de día en lugares más frescos, mientras el tiempo se lo permita. Así lo hacen hasta que se encuentran con tres árabes perseguidos por unos jinetes, vestidos a la manera de los ladrones del desierto, ante lo cual, nuestros compañeros se ciñen sus celadas y cargan al rescate del infiel. El combate es muy sangriento y alguno de ellos recibe serias heridas, que son curadas gracias a las artes curativas de Al Sulam, un árabe bastante elegante y muy versado en la medicina (y que no le da mal a la cimitarra, cosa que demuestra cuando uno de los perros del desierto se le acerca). Tras este pequeño enfrentamiento, los pjs empiezan a ver que el sistema de combate es bastante letal, y que una buena armadura significa en este juego una gran diferencia entre vivir o morir.

2. Llegada a Jerusalén.

Al cabo de tres días, llegan a Jerusalén, donde se maravillan con el cosmopolitismo de la villa y con la gran cantidad de pueblos y razas que en ella habitan. Como habían hablado en Jaffa,  se dirigen a la casa de Tiberias quien les ofrece hospedaje como sus invitados. De camino, acuerdan pasar por el hospital de San Juan para ser curados de las heridas que les propinaron los ladrones del desierto y allí observan un extraño suceso. Un caballero templario se acerca a la puerta del Hospital, (Donde dos hospitalarios ofrecen comida a los necesitados) y deja caer un hombre herido por multitud de golpes a la puerta. Los hospitalarios y los pjs se apresuran en recoger al enfermo, donde pueden ver que es un anciano de etnia judía. Ni más ni menos que un banquero de prestigio, un judío inglés de gran peso en la comunidad llamado Isaac de York (si, los que hayáis leído Ivanhoe de Sir Walter Scott suponéis bien… es ese!)
Isaac está malherido y no recuerda (o no quiere recordar, y menos en un Hospital cristiano) quienes han sido los que le propinaron la paliza. Aún así, agradece a los pjs y a los monjes su ayuda. 


3. De visitas, milagros y otras hierbas…


Una vez en casa de Tiberias se instalan a sus anchas, aunque éste no se encuentra en casa. Una vez más es Rodric, el siervo de Tiberias, quien les explica que su señor no es sinó el Capitán de la guardia y el ejército de Jerusalén, y que pueden disponer de la casa a su gusto. La casa, situada en la muralla, tras la vieja puerta de San Lázaro, se encuentra muy cerca de lugares muy emblemáticos, cosa que los pjs aprovechan para visitar. Renato de Olmedo escoge ir a ver el bosque de Getsemaní, situado en el Monte de los Olivos, donde Cristo oró la última noche antes de su crucifixión. Una vez allí, cerca de donde se encuentra la tumba de la Virgen María, ve como tanto cristianos y musulmanes se reunen para orar, cada uno a su estilo, pero respetándose unos a otros. Es en el momento de la misa cuando Renato se da cuenta de que se ha hecho de noche y que no queda nadie sinó los dos guardias templarios en la cueva donde está la tumba de Nuestra Señora. Se acerca allí y tras comprobar que están dormidos (o paralizados) ve como la reja de la cueva, antes cerrada a cal y canto, se encuentra abierta. De dentro viene una dorada luz cálida y atrayente que le hace sentirse bien. Nuestro villano amigo entra un poco acojonado en la cueva y, según va bajando las escaleras de piedra la luz lo
Mapa de Jerusalén. Click para agrandar
inunda. Baja la cabeza para cubrirse los ojos cuando para su sorpresa una mano luminosa, surgida de la misma luz, hace que se eleve su vista, como en una invitación a ver y no temer nada de la propia luz.  Renato se maravilla cuando ve una silueta que identifica claramente con la madre de Cristo y, para su sorpresa, ve como lágrima de luz resbala por su rostro perfecto. Renato abre los ojos y nota como un hombre lo tiene agarrado por un brazo mientras le pregunta si está bien. Una vez más, son las seis de la tarde (la hora a la que había empezado la misa a la que asistió). Descolocado y algo aturdido, sale de allí y se dirige en la búsqueda de sus compañeros, sin haber comprendido muy bien que le ha sucedido.

Mientras, el resto del grupo se dirige al Santo Sepulcro para verlo. Una vez allí se encuentran con que hay varias personas esperando para oír misa. Escuchan la misa (Recaredo ayuda al sacerdote que la oficia) cuando ocurre un suceso muy extraño. La tierra tiembla y todos temen que aquello se vaya a derrumbar. Sin embargo, eso no sucede, aunque una lámpara de aceite que ilumina la zona hace gotear su combustible sobre una imagen de un Cristo crucificado, de modo que las gotas parezcan lágrimas. Aunque uno de los pjs (Ramiro de Narváez, un Almogavar), ve este hecho, no advierte de ello claramente a sus compañeros y pronto el Padre Recaredo como otros gritan ¡Milagro!.
Rodrigo de Zúñiga se dirige hacia la cruz, toca su base con la mano y luego se presigna. Aunque muchos de los presentes lo miran extrañados, pronto hay algún otro que se acerca y lo imita, haciéndolo todos al fín. ¿Quién sabe si no será este el principio de tradiciones como el del Santo dos Croques? xD

Al cabo de un rato, aparecen varios templarios que han escuchado lo del milagro en el Santo Sepulcro y se acuestan a orar (aquí tododiox ora tirado en el suelo con los brazos en cruz), excepto Guy de Lusignan, que ora de rodillas y con un extraño rictus en la cara, como el del que hace algo a desgana…




4. Algo huele a podrido en…¿Jerusalén?

Una vez de vuelta a la casa de Tiberias, son llamados por éste, que acaba de volver de viaje y desea ver a sus amigos.
Una vez ante él, Tiberias les explica que la situación en Jerusalén es extremadamente grave. Los Templarios, faltos de una batalla contra los sarracenos desde hace un par de años, se están radicalizando. Cada vez es más fácil escuchar por las calles cosas como que "los Judíos mataron a Nuestro Señor y deberían pagarlo", y Tiberias, como encargado de la guardia teme que esto lleve a enfrentamientos, problemas y, tal vez, incluso a disensiones entre el bando cristiano, cosa que podría degenerar en una guerra civil, algo terrorífico dadas las pocas fuerzas de las que depende el dominio cristiano de los Santos Lugares. No todos los templarios están a favor de este pensamiento pero muchos no se atreven a contravenir a aquellos más violentos, por miedo a ser tachados de cobardes, herejes o traidores. El Papa Urbano IV ha sido claro con el objetivo de la Guerra Santa, tras los horribles acontecimientos en el Rin* y en otros tantos lugares: Los enemigos de la Cruz son aquellos que alcen las armas contra los cristianos y no todos aquellos que no tengan el mismo credo que ellos, como se entendió al princípio, tras el Concílio de Clermont.
Tiberias llega al trato con los pjs de que vigilen la Judería durante unas noches, hasta que los sucesos se calmen un poco. Los muy petardos, accedieron pero ni hablaron de pagas, oro, benefícios o algo de eso… Y es que cuando hay fé, esperanza y caridad no faltan xDD


*Partiendo a comienzos del verano de 1096, un ejército alemán compuesto por unos 10.000 cruzados y dirigido por los nobles Gottschalk, Volkmar, y Emicho se dirigió hacia el norte, siguiendo el Rin, en dirección opuesta a Jerusalén, para comenzar una serie de pogromos que algunos historiadores han llegado a llamar "el primer holocausto" (Fuente: Wikipedia)

5. A ostias en la judería.

Esa misma noche, mientras patrullan por la judería, son invitados por Rebeca, la hija de Isaac de York a té. Los judíos están recogiendo los tenderetes de las tiendas y se preparan para retirarse mientras anochece. Los pjs acompañan a Rebeca de York a su casa cuando sienten gritos y golpes en la calle que acaban de dejar. Vuelven hacia allí cuando ven que cuatro guerreros no identificados (con celadas y armaduras de cuero, así con espadas de mano y escudos heraldos cubiertos por telas y pinturas) están atacando a los pobres habitantes de la judería que huyen despavoridos mientras ven como algunos de los suyos son muertos por las hojas de los asesinos que tanto hienden carne como destrozan telas y maderas de los puestos comerciales. Los pjs saltan prestos a la batalla, mientras observan que en el otro lado de la calle, lejos del tumulto, un guerrero no identificado observa con la espada en la mano (vistiendo cota de malla, o sea, que es un Señor) acompañado de un extraño hombre encapuchado con una túnica blanca y 2 cimitarras a la espalda.
Isaac y Rebeca de York
La batalla se tuerce bastante para nuestros amigos que, aunque avezados al combate, son más pródigos en pífias que en aciertos y ven como las ostias llueven de babor y estribor, y aunque consiguen a la postre vencer a los enemigos, no pueden hacer nada sinó ver horrorizados como Rodrigo de Zúñiga (Pepe) muere terriblemente ante los golpes de un teutón que grita: Por San Juan y San Jorge! Más tarde, este asesino recibirá su merecido, de los compañeros del caído, que saldrán con (mas o menos) buen pie del encuentro. Mención honorífica a la torpeza es la del caballero Jao Henriques de Évora, caballero de la orden de Avis (Portugal), que realizó no una sino dos pifias en todo el combate y no consiguió asestar más que un mandoble al enemigo tras unos siete u ocho intentos…
Ramiro de Narváez recibe un puñal en una pierna, lanzado por el extraño encapuchado de las dos cimitarras, que desaparece como tragado por las sombras de un callejón cercano, cuando ve que sus asesinos (puesto que no merecen otro nombre) caen bajo los certeros golpes pejotiles. Ese puñal, de hoja semicurva y con una bella empuñadura de hueso finamente tallada…traerá cola.

Un Hospitalario
Rodrigo de Zúñiga es llevado medio muerto a casa de Isaac, donde Rebeca intenta usar todas sus dotes… (ejem…casi todas) para sanar al pobre Rodri XD, cosa que no conseguirá. Ni siquiera el bueno de Tiro de Dijon (el caballero Hospitalario) podrá hacer otra cosa que estabilizar al muerto…digo..al herido.
Pasan dos semanas y Rodrigo no acaba de mejorar. Durante ese tiempo, se sana a 2 de los asesinos de la Judería y se descubre que ambos son Templarios. Aunque les ofrecen amnistía si delatan a quien los mandó se niegan en rotundo a hablar. El propio Guy de Lusignan los tacha de traidores y los golpea con su bastón de mando.
Al cabo de unos días, ambos asesinos penden de sendas sogas para instrucción del populacho.
…Y mientras, Rodrigo de Zúñiga se va muriendo. Y se dice que no hay nadie en toda la cristiandad que pudiera curarlo.

<Continuará>

martes, 12 de julio de 2011

El Señor de los Anillos: Machacar Orcos en Tiempos revueltos.

Pongo este pequeño resumen para tod@s aquell@s que no hayan jugado la primera parte de la campaña. 
Como estaréis viendo, la campaña ha cambiado al sistema Coda, que, aparte de ir muy bien, acelera mucho los combates con más de dos pjs. Rolemaster iba tambien como una bala, pero si vamos a jugar 5-6 pjs por sesión pues vamos más ligeros con esto. 
Portada de Angus McBride para la ed. Inglesa.
Los estudiosos de la cronología del Señor veréis varias incongruencias en la trama, como que Tharbad se encuentre habitada (y no en ruínas) en los 2930´s T.E. y alguna cosilla más, pero bueno, tenía ganas de introducir este manual y creo que la partida va a ser interesante y diferente a lo que estamos acostumbrados en el Merp (ve a tal ruina y mata a los malignos orcos...etc.) Bueno, no me lio más. Intentaré poneros en situación rapidamente y de un modo escueto. 


La historia hasta el viernes 01/07/2011 : Los Pjs son contratados por Herión, Magistrado gondoriano de Maethelburgo, al norte de los Campos Gladios y al este de las Montañas nubladas; el asunto: No llegan los mercaderes por el camino del norte y aquellos pocos que han podido pasar hablan de criaturas acechando en las cañadas y montes. Los pjs, muy bien mandados, se dirigen a la zona comprometida y se encuentran con que las huellas de orco que siguen van a dar a un pequeño campamento que se encuentra ya bajo vigilancia de los montaraces del norte. Se reunen con ellos y juntos atacan y destruyen el pequeño campamento, siguiendo a un par de supervivientes que se dirige a unas montañas cercanas donde hay un antiguo asentamiento enano que ha sido ocupado por las viles criaturas. El capitán de los hombres, un tal Arathorn les agradece su ayuda, ya que han tenido muchas bajas y les pide colaboración en su próximo golpe: atacar el bastión enano con la llegada de la mañana. 
Tras un ataque rápido y efectivo, la mayoría de los orcos y trasgos caen bajo las hojas de los montaraces y nuestros amigos, pero ¡Ay! por desgracia Arathorn es herido de muerte por una flecha negra que atraviesa uno de sus ojos y muere inmediatamente. Halbarad, segundo al mando, carga el cadáver de su Capitán a hombros ayudado por varios de sus hombros, y tal es el temor que la comitiva despierta ante los orcos, que éstos no se atreven a atacarlos mientras lo retiran del campo de batalla. 
Por desgracia, los orcos se reagrupan y nuestros compañeros deben retirarse y reagruparse fuera del baluarte, donde luce el sol y los orcos no se atreven a atacar por el momento. Por desgracia, la espada de Arathorn, Narsil la quebrada queda en el campo de batalla y es retirada por el enemigo, que, extrañamente parte con ella por un pasadizo secreto. 
Arathorn: Aí o tedes...cuspidiño ao fillo!
Nuestros amigos y sus compañeros montaraces se retiran hacia Rivendel para curar sus heridas, aunque  no todo está dicho, ya que los jinetes de huargos de las montañas nubladas les siguen sus pasos por la noche. Para dar tiempo a la retirada de los montaraces, el grupo se prepara para frenar a los wargos y a sus jinetes. Tras una batalla corta pero durísima (en la que tanto Galadrim como Isildain) caen fuera de combate, llegan refuerzos de Imladris que consiguen rechazar al enemigo. 

Mapa de Tharbad
Tras unos dias de descanso (en los que Galadrim consigue su apodo de "Oreja de Plata") siguen camino hacia Fornost Erain donde dan las tristes nuevas de la caída de Arathorn a su esposa Gilraen y a su recién nacido hijo y heredero. Gilraen, tras los ceremoniales pertinentes participa en el nombramiento de Halbarad como Capitán de los hombres de Fornost y emprende viaje hacia Imladris, con intención de recluirse allí y educar a su hijo entre los elfos. Los pjs hacen voto de acompañarla y defenderla en un viaje que no está libre de peligros...
Una vez en Rivendel, unos exploradores elfos regresan con nuevas de que la espada ha sido vista dirigiendose hacia el sur, hacia Tharbad, donde la espera un tal Durbuzul, amigo del enemigo. Y hacia allá se dirigen nuestros valientes...

viernes, 1 de julio de 2011

El extraño anticuario

Edificio de Scotland Yard

Al día siguiente el grupo de investigadores es invitado por el Inspector Lestrade a presenciar la autopsia de los cadáveres, tanto de los carboneros encontrados en las alcantarillas como del que hallaron ahogado en las orilla del Támesis. Así que a la hora convenida acudieron a la morgue de Scotland Yard, y una vez allí encontraron una escena que afecto sobremanera a sus nervios, especialmente a los de Cobb y Benson, ya que uno de los cadáveres, el de la persona ahogada, estaba como licuado encima de la mesa de autopsias, con todo su interior convertido en liquido quedando solo intacta la piel tal como si fuese la muda de una serpiente o quizás un traje que se pudiese poner uno por encima de su verdadera piel. ¡Realmente una escena horrible y espeluznante!

Después de ver esto y tras tranquilizar a los más afectados por esta visión Berenford y Wilbur se dispusieron a colaborar con los forenses de la policía en la autopsia de los cadáveres. Y al realizarla averiguaron que estos no presentaban heridas defensivas, es decir que no se habían resistido a su agresor como si lo conociesen o hubiesen sido drogados. Además en el cadáver de uno de ellos se encontró una nota escrita en una extraña tinta que Bereford, gracias a sus conocimientos de biología, reconoció como el jugo de algún tipo de insecto. En dicha nota había escritos unos números romanos (III, XX, XXI, VII, I), un pequeño texto en un antiguo e indescifrable dialecto árabe y un nombre: H. V. Brown. Y por si esto no fuera suficiente junto a esta nota hallaron una escama con más aspecto de proceder de un insecto que de un reptil, una escama de aspecto cerúleo, gibosa y supurante.

Con estos datos en su poder e intrigados por el nombre escrito en la nota el grupo de investigadores se dirige a los archivos del MI-5 y proceden a buscar información acerca de ese hombre. Tras unas horas en los archivos no consiguen localizar a nadie con ese nombre pero si una ficha médica de una tal Herbert Von Braun, un alemán herido durante el transcurso de la Gran Guerra y que actualmente residía en el barrio londinense del Soho. A pesar de ser una pista poco fiable Benson y Wilbur decidieron acudir a esa dirección mientras el resto seguía buscando información acerca de Corbitt.

Una vez en el Soho Wilbur y Benson descubren que el lugar que buscan es una pequeña y vetusta, y casi ruinosa tienda de antigüedades. Al entrar en ella les recibe un hombre de gran tamaño que camina encorvado y con una pronunciada cojera, vestido con ropa harapienta y cubierto con vendajes en las manos y el rostro que apenas disimulan unas antiguas quemaduras. Tras preguntarles que desean el hombre se presenta como Herbert Von Braun, anticuario alemán. Una vez hechas las presentaciones el profesor Wilbur le enseña al extraño anticuario un dibujo del medallón maya y aunque parece reconocerlo no comienza a hablar hasta que no se le ofrece una gratificación económica. En ese momento el alemán admite que ha visto anteriormente algo parecido anteriormente, para más señas durante la batalla de Verdun acontecida en la Gran Guerra. Parece ser que el objeto en cuestión es de factura angelical, ya que unos seres divinos lo portaban cuando lo salvaron de una muerte segura durante esa famosa batalla y lo transportaron mágicamente a un hospital de campaña ingles. Pero nadie lo creyó ni siquiera los dos cirujanos ingleses que lo atendieron, Corbitt y Dickinson.

Tienda de antiguedades de H. V. Bronwn

Mientras Von Braun les cuenta sus impresiones acerca de los ángeles Wilbur noto que su vista se desviaba constantemente hacia un lugar a la espalda de los dos investigadores, y al mirar hacia allí vi algo que le llamo poderosamente la atención: un globo terráqueo, o más bien un modelo cosmológico ya que el globo tenia adherido también una esfera que representaba a la luna. Al preguntarle al anticuario este le conto que era un Modelo Cosmológico de Giovanelli datado del 1200 D.C, y que era bastante peculiar ya que como se podía observar en el estaba representado el continente Americano, se veía una gran isla en medio del Atlántico y en Oceanía se representaban un numero enorme de islas. Además al examinar el globo más de cerca Wilbur vio que en la base había unos jeroglíficos en relieve similares a los del mapa y del medallón, y también una especie de cerradura en forma de media luna. Ante esto y a pesar del desproporcionado precio que H. Braun solicito por él el profesor no pudo sino adquirirlo y tras dejarle su tarjeta al anticuario por si recordaba algo más abandono la tienda junto a Benson para poder examinar con más detenimiento las inscripciones y la cerradura de la base del modelo cosmológico.

Mientras tanto el resto de investigadores siguen recabando información acerca de Corbitt en las hemerotecas de la ciudad encontrando la siguiente información:

- En 1880 un incendio en Hanton, en las afueras de Londres, arraso Corbitt Manor acabando con la vida de todos los integrantes de la familia. En la noticia aparece una foto de un hombre de parecido asombroso al Corbitt de la actualidad pero vestido con ropas de la época y dotado de un frondoso bigote.

- En 1907 un barco de la compañía Naviera “Sociedad Ballenera de Magallanes” consigue rescatar a unos exploradores en el polo norte y a continuación se dirige a las costas de Noruega donde encalla. El capital Corbitt es encontrado muy débil pero vivo en la escalera del barco. La noticia va acompañada por la foto de un barco ballenero en malas condiciones amarrado en un muelle.

- Sangre en España: Tras un tiroteo en Madrid entre falangistas y comunistas que causo una gran matanza el señor Corbitt ha convocado una reunión en el club Atenborough con la intención de reclutar voluntarios en caso de que la situación se recrudezca. Esta ultima noticia esta fechada de hace tan solo 15 dias.



viernes, 10 de junio de 2011

Masacre en las alcantarillas

Allister Macdonal, director del MI5

Con estos datos en su poder los investigadores se dirigen de nuevo a las oficinas del MI5 para reunirse de nuevo con Mr. McDonald, el cual les presenta a dos personas que se les unirán en la investigación en ciernes, estas son: Ms. Margaret Lis Wisner, periodista, escritora y asidua colaboradora de la policía; y Raymond Cobb Jr., arqueólogo del Museo Británico especializado en la cultura maya. Después de escuchar las novedades acerca del caso se plantea la idea de investigar la extraña muerte del hombre ahogado con el alga Hydra Fecalies. El cual curiosamente, les dice Mr. Mcdonald después de examinar su ficha, ha estado recientemente en la Isla de Ross en una misión científica comandada por el Dr. Henry Dickinson , actualmente profesor en Oxford.

Unas horas más tardes el grupo se adentra en las alcantarillas de Londres acompañados por un pareja de policías que les sirven de escolta y comienzan a avanzar por los túneles entre el fétido olor que desprenden las aguas fecales y los supurantes hongos que crecen las paredes. Pronto comienzan a divisar las algas que buscan en abundante número y en uno de los túneles laterales aparecen marcas de haber sido arrancadas, con lo cual se adentran en su interior cuando de repente escuchan un disparo y Eduard reacciona avanzando con prisa mientras el resto queda paralizado por la impresión aunque pronto reacción y siguen a su valiente compañero hacia la oscuridad del túnel. Pronto llegan a un cruce de caminos que parece el lugar donde se origino el disparo y allí encuentran cuatro cadáveres además de ver como el militar corre persiguiendo a alguien, quizás el culpable, pero desgraciadamente una verjas caen ante él impidiéndole capturarlo y aunque no pudo verlo bien podría ser el tal Corbitt. Mientras el resto examina los cadáveres que parecen de unos carboneros y que no presentan indicios de haberse resistido a su asesinato ya que no presentan heridas defensivas, además de que dos de ellos parecen llevar un tiempo muertos, además encuentran varias cosas de interes: un llave con forma de media luna, un guante de aspecto siniestro con unas cuchillas en los dedos, unos colgantes de una cabeza de serpiente que portaban los cuatro muertos y varias colillas de cigarrillos de la marca Benson, la misma que habían encontrado en el apartado de correos.


Tras estos intensos acontecimientos el grupo regresa a la superficie dejando a la policía hacer su trabajo y se dirigen a la casa del Sr. Cobb a adecentarse un poco e intentar tranquilizarse después de la visión de esos hombres asesinados sin compasión . Una vez tomado el té se y tras analizar los objetos encontrados, análisis durante el cual madame Popova sufre un momentáneo colapso al tocar el extraño guante, se planea el curso de acción a seguir y este no será otro que intentar averiguar más acerca de la expedición científica a la isla de Ross con lo cual el grupo decide dividirse. Wilbur, Wisner, Connor y Berefort se dirigirán a la universidad de Oxford a habar con Henry Dickinson y mientras Popova, Cobb y Benson irán al Museo Británico con la intención de hablar con el Dr. Norton, un químico amigo de Raymond Cobb, ya que por lo que parece el medallón ha sido fabricado mediante un molde y por lo que el arqueólogo sabe los mayas desconocían esta técnica. Así que intentaran que el químico feche el medallón para averiguar si es algún tipo de falsificación.

Una vez en Oxford el resto del grupo localiza al Dr. Henry Dickinson en el comedor universitario y tras sentarse a comer con él comienzan a interrogarlo acerca de la expedición y de su estancia en la isla. El doctor les cuenta que el viaje hasta tierra de fuego transcurrió con normalidad pero una vez allí las cosas comenzaron a torcerse ya que en la última parada que hicieron para aprovisionarse antes de dirigirse a la isla de Ross congeniaron con unos nativos de la zona, celebrando una fiesta con ellos que acabo con una gran pelea que degenero en una batalla campal debido a que uno de los tripulantes empezó a disparara contra los fueguinos gritando que no comería más de aquello que le estaban dando. Debido a la pelea murieron varios integrantes de la tripulación y les obligo a salir de allí sin parte de los suministros necesarios, aunque si los suficientes como para estar una corta estancia. Una vez instalados en la isla comenzaron a cartografiarla y a analizar la fauna existente en la zona, recogiendo muestras, y sorprendentemente a los pocos días localizaron un increíble hallazgo, unas ruinas congeladas en una zona que la que ningún ser humano podría haber vivido jamás, y entre las ruinas se encontraban unas espeluznantes estatuas antropomórficas y talladas en ellas unos símbolos parecidos al idioma maya. Sorprendidos por lo que les cuenta el doctor los investigadores siguen preguntando y en la conversación surge el nombre de Corbitt, el cual trabajo durante la Gran Guerra como cirujano junto a Dickinson, aunque después del conflicto le perdió la pista y lo único que les pude decir de él es que es de origen español y que era un fumador empedernido.

Richard Corbitt


viernes, 3 de junio de 2011

El misterio de la isla de Ross



Sede del MI5, Londres

Una vez comprobados los antecedentes y el historial de los detenidos Mrs. Jackson es dejada en libertad y los investigadores son conducidos ante Allister McDonald, director del MI-5, el cual les explica que llevan tiempo siguiendo la pista de Obed James, al que también se le conoce por la identidad de Samuel Zittano, un excéntrico pintor que se reunía con el difunto Caleph Jackson en una cafetería llamada Marycane, situada en la zona de Embankment. Tras enseñarles unas fotos de las reuniones Mr. McDonald los convence para que se unan al MI-5 como colaboradores y que continúen con la investigación en curso, ya que detrás del asesinato puede esconderse algún tipo de conspiración en contra del Imperio Británico.

Sin un ápice de duda el grupo acepta la responsabilidad que se delega en ellos y rápidamente se ponen manos a la obra. Así que mientras el profesor Wilbur comienza a estudiar el mapa y las extrañas inscripciones que contiene, el resto se dirigen a la última dirección conocida de Samuel Zittano. Una vez en la casa encuentran varias cosas que les llaman la atención, unos cuadros que representan unas sorprendentes escenas oníricas, de los cuales hacen fotos, y una llave de seguridad con unos números de lo que deducen que debe pertenecer a un apartado de correos. Así que abandonando la casa se dirigen a la oficina central de correos para abrir el la caja correspondiente a ese apartado, y allí encuentran lo siguiente: Un libro escrito en latín, un sobre con una carta firmada por un tal Richard Corbitt junto a una foto suya, y además una cajetilla de tabaco de la marca Benson.

Con estos objetos en su poder se dirigen a casa de Wilbur donde este tras examinar el libro en latín les dice que su titulo es “De vermis mysteriis”, un libro de ocultismo escrito por un tal Ludwing Prinn. Y en cuanto al mapa parece ser que las inscripciones en maya no son sino unas coordenadas 77º40´S 168º00É / -77.667,168, y examinando sus mapa ha descubierto que estas coordenadas corresponden a un lugar llamado isla de Ross, una isla volcánica de los que destacan el monte Terror y el monte Erebus y que está situada exactamente en el mar de Ross de la Antártida, enfrente a la costa de la tierra de Victoria en el estrecho de McMurdo.

Isla de Ross, La Antartida

Con este sorprendente descubrimiento en la mente los nuevos agentes del MI-5 se dirigen al café Marycane a intentar averiguar algo más acerca de las reuniones entre Caleph Jackson y Samuel Zittano. Una vez allí averiguan que alguien más a esta indagando, alguien que decía ser policía y cuya descripción física se asemeja mucho a la del hombre que aparece en la foto encontrada, el tal Richard Corbitt. Pero antes de poder indagar más acerca de esto unos gritos procedentes de la cercana orilla del Támesis les alertan, y al acercarse descubren un cadáver horriblemente abotagado encontrando en su cartera documentación que lo identifica como Stuart Johnson, además de su boca salen unos hilos de un alga como si se la hubiera tragado, planta que Berefort reconoce como Hydridae Faecalis, aunque por lo que el sabe este alga solo crece en lugares con agua estancadas o residuos fecales como las alcantarillas.

jueves, 26 de mayo de 2011

Un cadaver en el Tamesis


Una invitación es cursada a James Wilbur, profesor universitario; a Eduard Clarke Benson, militar de carrera; Dave Connor, detective privado y a Steven Berefort, biologo, convidándoles a acudir a la fiesta organizada por Donald Merrit en honor de la promoción de 1919 de la universidad de Oxford, a la que la mayor parte de ellos pertenece, que se celebrara en la mansión que el acaudalado empresario posee en la zona de Embankment, a las orillas del Támesis. Así que en el día señalado y una vez vestidos con sus mejores galas los investigadores acuden al insigne evento en el que se reencuentran con muchos de sus antiguos compañeros de estudios y conocen a alguno de los invitados, la mayor parte pertenecientes a la alta sociedad de Londres. Como por ejemplo al conocido importador de arte Obed James, o a la renombrada periodista Leslie Sellis. Además durante la velada se produce el reencuentro con Caleph Jackson, antiguo amigo y compañero de estudios con grandes aspiraciones en la vida y actualmente linotipista en una pequeña imprenta.

Embankment, Londres

La fiesta transcurre sin sobresaltos y cuando ya han transcurrido unas horas los invitados se dirigen a la terraza de la mansión para contemplar el Támesis, en ese momento se escucha un grito y alguien señala hacia el río donde se ve a un hombre flotando boca abajo llevado por la corriente. Rápidamente Benson se lanza al rio con la intención de rescatar a quien sea que haya caído al rio, pero desgraciadamente el hombre ya ha fallecido, y lo que es peor este no es otro que Caleph, que por lo que se ve no se ha ahogado ya que presenta un tremendo corte en el cuello y varios de los botones de su camisa arrancados, y como única pista que podría delatar a su agresor encuentran entre sus dedos cerrados un trozo de tela roja que podría pertenecer a una camisa. Mientras examinan el cadáver un extraño mensaje llega a la mansión, en el está escrito lo siguiente: “Si no devuelven el medallón Mrs. Jackson morirá”, dando también instrucciones de adonde llevarlo y de que si acude algún policía nunca se volverá a ver a la mujer con vida.

Ante esta situación la gente más decidida y enérgica de la fiesta (los investigadores quien si no) decide tomar cartas en el asunto y dirigirse a la casa de los Jackson para averiguar si el supuesto secuestro es real. Al llegar allí encuentran la puerta abierta y la casa vacía, y buscando cualquier pista que les pueda dar indicios de lo sucedido encuentran un mapa de lo que parece una isla con unos raros pictogramas que se parecen al idioma maya, además se dan cuenta horrorizados que el cuero sobre el que esta dibujado el mapa es piel humana. Después de este extraño descubrimiento deciden acercarse a la imprenta donde trabajaba Caleph en busca de algún indicio de quien y porque lo había asesinado. Una vez allí y tras abrir la cerradura del local comienzan a registrarlo hasta que en una de las maquinas encuentran algo que les llama la atención. Y ese algo es un medallón que también parece ser de origen maya oculto entre el mecanismo.

Una vez conseguido el objeto se dirigen al lugar del intercambio y una vez allí se encuentran con los secuestradores que están liderados por el importador de arte, al cual extrañamente llaman por otro nombre, el de Zittano. Pero antes de que puedan liberar a Mrs. Jackson la policía aparece en el lugar y se produce un fuerte tiroteo entre las fuerzas de la autoridad y los secuestradores, que en su mayor parte acaban muertos, aunque su jefe es capaz del huir del lugar sin dejar rastro. A continuación proceden a desatar a pobre mujer secuestrada, la cual se encuentra muy alterada y no puede dar ninguna información de utilidad, ante lo cual las autoridades proceden a llevar a la mujer y a los integrantes del grupo a las oficinas del MI-5 para un posterior interrogatorio.

sábado, 7 de mayo de 2011

El Bosque del Nido de las Arañas

Una vez instalados en la posada del Halfing Hambriento, en el pueblo de Pasoraudo, el grupo da buena cuenta de una suculenta cena y después tomando unas bebidas cuentan un amplio resumen de sus hazañas a Almuric, el clérigo de Lathander, que escucha entre asombrado y embelesado las el relato sobre todo cuando Will lo adorna con música o con bellas palabras. Pero cuando llegan al momento en el que se habla del objeto llamado la Rueda del Tiempo y de la leyenda del regreso del Rey Embozado su rostro muda de aspecto y pide moderación al grupo. Entonces les cuenta que mejor no difundan demasiado esos rumores, por lo menos a gente que no sea de la mayor confianza, ya que la figura del este Rey perdido es muy poderosa en la tierra de los Valles, y cualquier indicio de donde podría estar su cuerpo y los tesoros enterrados con el provocaría una gran búsqueda tanto por gente que venera su figura como por otra que solo buscaría enriquecerse, o peor, usar la figura de ese amado rey en sus malvados propósitos. Alertados ante estas palabras los héroes deciden no hablar más del asunto y que cuando lleguen al pueblo del Valle de la Sombra le comunicaran este asunto a Lord Mourngrym.

Así al salir el sol parten del pueblo en dirección a la Torre Inclinada y tras una jornada de viaje llegan a su destino aunque al pedir audiencia descubren que hasta el día siguiente no podrán reunirse con el señor del Valle, así que la mayor parte de ellos se dirige hacia la posada del Viejo Cráneo y Lorum aprovecha para pasar por la capilla de Tyr que se está construyendo en el pueblo, allí comienza a rezar y su dios lo bendice con una visión en la que sucede lo siguiente “En una gran explanada llena de gente se está celebrando una boda entre un hombre de vestidos y apariencia regia pero con el rostro tapado por una máscara y una mujer de gran belleza y rasgos elficos. La ceremonia está presidida por tres clérigos uno de Tyr, otro de Torm, y el tercero de Tempus. Cuando la cuando boda está a punto de finalizar se escuchan gritos y la gente señala al cielo donde se ve un gran dragón rojo que se abalanza contra los novios que son apartados a un lado por los tres clérigos que se interponen en el medio comenzando a combatir contra el monstruo. Mientras la gente comienza a correr pero de un lado del bosque surgen unos hombres de negro con los rostros cubiertos que comienzan a cargar contra la gente matándola indiscriminadamente.” Inundado de justa ira Lorun le prometió a su dios que seguirá en este mundo intentando evitar las injusticias y a continuación se dirigió a la posada a pasar la noche con el resto de sus compañeros, donde se encontraba también Main, que durante la noche recibió una visión similar a la del clérigo de Tyr.

A la mañana siguiente tras reunirse de nuevo se encaminan a la audiencia con Lord Mourngrym y tras contarle los hechos acontecidos en el Valle de la Bruma a continuación le comentan su preocupación acerca de la posible vuelta del Rey Embozado y la posible localización en el Bosque del Nido de la Araña del artefacto llamado La Rueda del Tiempo. Ante estas noticias se convoca a los escribas del castillo para intentar recopilar toda la información posible acerca de ese bosque de terrible fama y después de equiparse con conocimientos y con provisiones mas físicas los héroes se dirigen hacia el bosque siguiendo un viejo camino comercial que actualmente no se utiliza y que atraviesa la foresta en dirección a una antigua fortaleza enana que hoy en día recibe el nombre de la Guarida de Achazstamn.


Bosque del nido de arañas

Una vez que llegan a las afueras del bosque los héroes deciden montar un pequeño campamento para pasar la noche y a la mañana siguiente se adentran en el siguiendo el camino, el viaje en un principio es placido y sin contratiempos, pareciendo que la fama de peligros sin fin es infundada pero a pesar de todo avanzan con precaución y así, cuando el bosque se abre en pequeño claro y el camino se cruza con un caudaloso rio donde ven dos extraño árboles, uno de ellos caído sobre el rio y que hace las veces de puente los héroes se ponen en guardia, y Main decide usar su magia divina detectando un gran mal que surge de esos árboles. Extrañado Dardo se acerca a tocar el árbol caído y este revolviéndose lo lanza al rio de un golpe, comenzando a levantarse y arrancando las raíces del suelo al igual que otro árbol que se encuentra a su lado. ¡Dos enormes y malvados Treants se enfrentan a los héroes dispuestos a matarlos! Pero sin ningún temor los valientes se abalanzan contra los arboles animados y a pesar de los fuerte de sus golpes no cesan de intentar dañarlos aunque parece que las espadas no son muy útiles contra esos seres. En ese momento Talkur decidió hacer uso de su poderosa magia lanzando un poderoso hechizo de fuego que hace arder las ramas superiores de los Treants y aprovechando la confusión el resto del grupo ataca sin piedad derribando a los poderosos arboles al suelo donde acaban con ellos.

viernes, 29 de abril de 2011

¡Emboscada!

Los agradecidos viajeros resultaron ser un grupo de artistas ambulantes procedentes del reino de Cormyr que se dirigían hacia Riba de Ashaba para representar una función teatral antes de seguir su camino hacia Sembia. La líder del grupo, una anciana llamada Marta les da las gracias por su ayuda y después les conto entristecida que el viaje a través de los Valles les estaba resultado mucho mas azaroso de los que habían supuesto y que sus problemas habían comenzado cerca de un bosque al norte del pequeño pueblo de Pasoraudo ya que durante la noche un extraño “elfo barbudo “ vestido con harapos irrumpió en su campamento y comenzó a gritar y desvariar acerca de que si los artistas eran unos inconscientes y temerarios que buscaban algo llamado la Rueda del Tiempo, y que ese sagrado artefacto no estaba destinado a ser visto por ojos indignos. Los artistas intentaron convencer al elfo de que ellos solo eran simples viajeros pero este hizo caso omiso de sus palabras y gritando en una extraña lengua hizo que los arboles del bosque se levantaran y comenzaran a caminar, golpeando los carromatos y empujando a la gente. La anciana con ojos llorosos les cuenta que tuvieron que dejar gran parte de su equipo y provisiones abandonado en el bosque, huyendo con lo puesto y con lo que no habían desempaquetado todavía. Y aunque fue una escena terrible afortunadamente nadie resulto herido por esos árboles que caminaban, así que prosiguieron su camino y cuando parecía que ya estaban próximos a su destino y que nada malo sucedería se produjo el ataque gnoll en el que han muerto dos miembros de la troupe.

Tras escuchar la historia el grupo decide ayudar a enterrar a los muertos y dar unos cuantos consejos a los artistas ambulantes acerca de los peligros de los caminos. Mientras hacen esto Grendel recuerda una vieja leyenda en la que se nombra algo llamado la Rueda del Tiempo y que la relacionaba con el regreso a los Valles de Aencar, el mítico Rey Embozado que gobernó con sabiduría en la región durante un breve periodo de tiempo (1030 CV – 1044 CV) y que murió en extrañas circunstancias. Después de comentar este hecho con el resto del grupo y sobre todo con Will, que debido a su condición de bardo conoce bastantes canciones y leyendas antiguas, recuerdan el texto exacto de la leyenda que dice así: “Después del tiempo en que los dioses caminen como mortales sobre Faerun y una de las Siete Hermanas ya no se encuentre entre nosotros, entonces la mano del embozado se posara sobre la Rueda del Tiempo, y en ese momento el Rey Perdido se elevara para agarrar la triada y mirara con ojos que no pueden ver. Con seis manos las puertas se abrirán y las barreras místicas se romperán, los santos y los pecadores lucharan y la tierra hablara con la sabiduría de los siglos para que un nuevo orden llegue para gobernar las tierras de los Valles con Sabiduría y Justicia”.

Unas horas más tarde el grupo continúa su camino y cuando el anochecer se está acercando al girar un recodo del camino repentinamente un tronco cae bloqueando el paso y una lluvia de flechas cae sobre los sorprendidos aventureros. Con un rugido una horda de orcos sedientos de sangre se abalanza sobre los héroes y además de detrás de un túmulo que se encuentra a un lado del camino surgen dos enormes ogros que escoltan a una humana con un cayado. Pero rápidamente los curtidos aventureros reaccionan y empiezan a responder al ataque, siendo especialmente efectivo el conjuro lanzado por Will que duerme a una buena parte de los atacantes. Desgraciadamente esto le convierte en el blanco de la magia blandida por la humana, que resulta ser una hechicera, y los ogros que la acompañaban al ver que sus que sus aliados empiezan a caer actúan, uno abalanzándose contra el carro en el que viajaban Dardo, Will y Gredel, y el otro entablando un combate a muerte contra Main, el valiente paladín del dios Thorm. Pero a pesar de la fuerza bruta y de la magia la batalla comienza a decantarse a favor de nuestros héroes cuando de repente una explosión sacude el túmulo cercano y una montón de rocas salen disparadas en dirección a Main y al ogro que combatía con el dejándolos a los dos fuera de combate, y de los cascotes surgen tres humanos y un enano pertrechados para el combate pero cegados momentáneamente por la luz como si llevaran mucho tiempo sin estar en la superficie. Por un momento reina la confusión pero entonces Will ve algo que le llama la atención, los cuatro guerreros llevan un símbolo en sus prendas, una silueta de un halcón sobre un fondo amarillo que reconoce como el de la compañía mercenaria de los Halcones Negros, afincada en la ciudad de Tilverton en el reino de Cormyr. Además para que no haya dudas la hechicera decide escapar volando al ver que sus posibilidades de victoria se reducen a la nada.



Tras la batalla los mercenarios se presentan como Flynn, espadachín de Cormyr, Xiombar, un bárbaro del salvaje norte, Turín, clérigo de Tempus y Whitefire, enano escudo y clérigo de Moradin. Y afirman llevar más de mes y medio viajando por la infraoscuridad en una misión encargada por el señor del Valle de la Daga, misión que los llevo a una ciudad drow envuelta en una guerra civil y donde existía un complot para desatar una plaga de muertos vivientes sobre la superficie de Faerün. Pero finalmente y tras mucho esfuerzo consiguieron acabar con la suma sacerdotisa de la diosa Kiaransali que estaba detrás de todo ese asunto, y desde aquel acontecimiento comenzaron a ascender hacia la superficie con la intención de volver al Valle de la Daga a cobrar su recompensa.

Mientras tanto Will se dedica a registrar a los orcos encontrando un medallón en uno de ellos que lo identifica como agente de los Zhentarim, y decide interrogar a uno de los orcos para averiguar todo lo posible. Misión que resulta ser más difícil de lo que se preveía ya que la resistencia del orco es sobrehumana, aunque finalmente gracias a una dosis de la droga adormidera averiguan que la humana que les acompañaba era la líder del grupo, una hechicera llamada Handel Meissenger, oriunda del Alcázar Zenthil, y con el encargo de entorpecer las rutas de viajeros en las tierras de los Valles. Con esta información el grupo acompañado por los Halcones Negros se dirige hacia el pueblo de Pasoraudo dispuestos a pasar la noche y después decidir el mejor plan de acción para la mañana siguiente.

viernes, 22 de abril de 2011

La Gran Fiesta

Una vez frustrada la ceremonia de sacrificio y eliminada la terrorífica Bestia de Malar os héroes procedieron a liberar a las cinco mujeres que estaban atadas a los altares. A continuación salieron del bosque y se dirigieron hacia la mansión de Lord Jouster para devolver a la bella Mayberry junto a su marido pero cuando estaban a solo a un par de kilómetros de la casa vieron preocupados luces como de incendios procedentes de la ciudad y aceleraron el paso para averiguar que sucedía. Sin embargo a llegar a la gran mansión lo que encontraron fue una animada fiesta en la que el lord y sus criados estaban celebrando la victoria obtenida contra los sectarios del dios de las bestias que se habían infiltrado el pueblo, y más animada y emotiva se volvió cuando se produjo el reencuentro entre los dos enamorados Mayberry y Jouster. Así pronto los héroes se encontraron bebiendo y riendo mientras contaban sus hazañas a los presentes y averiguaban que el fuego procedente del pueblo se debía a que se estaban quemando las reservas de grano envenenado, y como la mayor parte de los suplantadores habían sido capturados y estaban a la espera de ser juzgados por el Alto Consejo del Valle. Tras comer y beber un poco casi todo el grupo decide ir a descansar a excepción de Grendel que durante la noche hace una visita a la gran biblioteca para “revisar” el estado de las obras de arte que allí se encuentran.

A la mañana siguiente Lord Jouster les hace entrega de la prometida recompensa de 300 leones de oro y a continuación los acompaña al pueblo para que conozcan al Alto Consejero Haresk, el cual quiere conocer a los héroes que han descubierto el complot para hacerse con el poder en el Valle de la Bruma. Una vez que se encuentran con el este les da las gracias por la hazaña que han realizado y los cita de nuevo en su casa al atardecer ya que se va a realizar una ceremonia de agradecimiento en el que el pueblo entero de Riba de Ashaba les hará un homenaje. Así que el grupo se dedica a pasear por la pequeña población, la cual está mucho más animada que en los días anteriores, aprovechando para aprovisionarse para el camino de regreso al Valle de la Sombra. Talkur y Grendel se dedican a comprar cerveza de muy buena calidad en una cervecería llamada Buenas Tinas de Arlho, mientras Frida y Dardo entran en el Emporio Ferretero de Haresk para comprar espadas, puntas de flecha y otros objetos, encontrando alguna ganga de muy buena calidad. Finalmente se vuelven a juntar y tras comer en el Ciervo Blanco donde Jofijo, el dueño de la posada, les agradece de nuevo el que le rescataran de las cavernas y les invita a comer sus mejores viandas. Ya por la tarde el grupo se dirige de nuevo a la casa del Alto Consejero y allí rodeados de gente del pueblo se les hace entrega a cada uno de ellos de una medalla que los identifica como Jinetes honoríficos del Valle de la Bruma, y además se les da un cofre que contiene 500 leones de oro y a unos objetos mágicos de gran poder que pertenecen al arsenal privado de los Jinetes del Valle. Después de esto se celebra una gran fiesta en el que se come Jabalí al espeto y se bebe parte de la cerveza comprada por el mago y el halfing, fiesta que continua hasta muy entrada la noche y que acaba en el Velo de Terciopelo, una Taberna del pueblo de gran fama por sus bailarinas y bailarines exóticos.

Ya entrado el día siguiente los héroes deciden emprender el camino de vuelta al Valle de la Sombra a lomos de unos caballos y una carreta tirada por bueyes para aquellos que no saben cabalgar. Durante el primer día de trayecto no sucede nada raro, pero a la mañana siguiente escuchar gritos de socorro procedentes de detrás de un montículo y al ir a ver quien grita ven a un grupo de hienas y de gnolls atacando dos carromatos de unos zíngaros, y rápidamente se abalanzan contra ellos cogiéndolos por sorpresa y acabando rápidamente con el peligro que suponían para los indefensos gitanos.

martes, 12 de abril de 2011

El Templo de Malar

Después de recoger unas llaves que guardaban los hombres bestia muertos e intentando moverse en silencio el grupo sigue avanzando encontrando un poco más adelante un almacén con grano y unos pequeños barriles que contienen una sustancia que Will reconoce como un veneno, una especie de droga que adormece a aquel que la tome o la inhale; Decidiendo guardar un poco de esta sustancia continúan por los túneles hasta llegar a un desvió decidiendo ir hacia el este donde encuentran un pequeña biblioteca que guarda todo tipo de libros pero especialmente varios dedicados al culto de Malar el dios de las Bestias, decidiendo guardarse alguno de ellos para poder examinarlo una vez que salgan del lugar. Tras seguir avanzando se encuentran un habitación con unas literas y varios arcones que examinan sin encontrar nada de valor pero si varias mudas de túnicas, sandalias y en uno de ellos un colgante con el símbolo de Malar. Una vez que salen de ese dormitorio escuchan sonidos de voces que les llegan un poco más adelante por el pasillo que están siguiendo y a sus narices les llega el inconfundible olor de carne cocinada. Así en vez de continuar hacia esas voces deciden aprovechar que los habitantes del lugar están distraídos para explorar el otro túnel que habían visto antes y pronto llegan ante un nuevo desvió: en el camino del frente una verja les cierra el paso a lo que parece ser una zona de celdas y hacia el norte ven un túnel del cual Frida tiene una extraña premonición de peligro. Premonición que resulta ser cierta ya que, en cuanto abren la verja con una de las llaves que cogieron antes, dos enfurecidos hombres bestias surgieron del túnel y atacaron a los héroes que no sin dificultad consiguieron acabar con ellos. A continuación procedieron a liberar a los prisioneros de las celdas descubriendo que los encarcelados eran su mayor parte Jinetes del Valle, entre ellos el tal Frederik que llevaba mas de unas semana prisionero. Ante esta noticia los compañeros deciden salir de las cavernas pero antes investigan el túnel norte donde encuentran una puerta cerrada y protegida por una trampa venenosa que Will activa sin querer, afortunadamente la situación se resuelve sin mayores consecuencias y tras saquear la del tesoro de los sacerdotes nuestros valientes héroes tapan su rastro quemando los barriles de veneno de los que surge un humo amarillo toxico que se expande por la caverna. Y asi con un ritmo pausado, ya que los prisioneros aun estaban bajo el efecto de las drogas y magullados por las palizas recibidas, se dirigieron de vuelta a la mansión de Lord Jouster para descansar y decidir el mejor plan de acción para el dia siguiente.

Una vez en la mansión y tras curar a los heridos se organizan turnos de guardia y a continuación la gente se acuesta para descansar. Pero de nuevo un extraño sueño perturba el descanso de los héroes : “En el ven como la Bestia se dirige hacia casa en la que se encuentran actualmente y una vez allí, tras dejar inconsciente a Lord Jouster de un salvaje golpe, secuestra a la bella Mayberry llevándola hacia el bosque” . En cambio Frida tiene un sueño distinto, uno en el que “se encuentra en una gran planicie al frente de un gran ejercito compuesto por humanos, elfos y enanos que se enfrentan a otro ejercito de seres infrahumanos liderados por un gran demonio que desafía al poseedor de Furiosa la Matademonios. En ese momento Frida se da cuenta que es ella quien porta esa espada, y además también se da cuenta de que no es una mujer sino un hombre, ¿quizás un portador anterior de la espada? Tras el desafío se lanza imbuida de furia y pasión contra el demonio…”.

Al amanecer Will y Talkur comienzan a examinar el libro que había estado leyendo Mayberry y finalmente consiguen descifrarlo. En él hay una profecía que dice los siguiente: “El destructor de la unión se bañara en sangre y se levantara sobre el reino del hombre para conquistarle con su nuevo poder. Solo aquellos puros de corazón y con juventud eterna pueden destruirle”. Y leyendo el resto del libro averiguan que se refiere al renacer del amo de las bestias en Faerûn. "La leyenda dice que emprenderá una guerra impía para destruir toda civilización de la faz de los Reinos. Mayberry Kingdenner es la descendiente directa de un antiguo amor entre una princesa elfa y un noble humano, hace ya de esto miles de años. Esta unión mantuvo junta a la gente de Cormanthor y las Tierras de los Valles y detuvo la guerra entre ambos pueblos cuando la situación apenas podía mantenerse por más tiempo. Su amor era eterno, sincero y probablemente duradero pero la hoja de un asesino acabó con la vida de la princesa poco después de dar a luz un heredero. Este descendiente era una bonita niña, que simbolizaba la unión entre los elfos y los humanos por otra generación más. El asesinato de su madre rompió ese símbolo, porque los elfos acusaron a los humanos de haber matado a la princesa y el odio estalló de nuevo. Por esta razón, el padre de la criatura, el joven humano cambió su nombre familiar al de Hlothbard y se ocultó en el Valle de la Bruma, donde nadie lo conocía y donde podía vivir en paz con su hija. Cientos de años después se produjo la primera aparición de la Bestia en este mundo y raptó a la hija de los Hlothbard. Esta mujer era la descendiente directa de la bella princesa y Malar sabiéndolo, debía acabar con ella para recuperar la tierra que una vez fue suya y destruirla. Ella y cuatro jóvenes vírgenes eran necesarias para completar el oscuro ritual. Por suerte para todos, el intento fue abortado por un grupo de luchadores elfos de Myth Drannor”. Además en el libro descubren un pequeño mapa que indica la localización del Templo en que se ha de realizar el ritual.


Ante estas preocupantes noticias se decide que los héroes se dirijan hacia el templo de Malar para evitar el sacrificio mientras los ya recuperados Jinetes de la Bruma comenzaran a reunir a gente de los alrededores para detener a sus suplantadores. Así que rápidamente tras coger unos caballos el grupo parte hacia el norte y se adentra en el bosque siguiendo un antiguo camino, y unas horas más tarde cuando se encuentran cerca de la localización del templo son atacados por unos extraños espíritus voladores con el rostro retorcido y desfigurado por la locura que antes de ser destruidos hieren de gravemente a Frida. Un poco más adelante Dardo oye una voz en su mente que le llama y al acercarse a un lado del camino encuentra el cadáver un elfo y una bella espada que le dice que se llama Eterna y que blandiéndola podrá derrotar a la Bestia. Tras esto siguen avanzando y llegan a un claro en el bosque en el que ven un edificio de forma ovalada con cuatro entradas, de una altura de unos 20 metros de altura y con una enorme cúpula en el centro coronada por el dedo de una garra que señala al cielo. Hay unas escaleras que llevan hacia cada una de las entradas y las cuatro puertas son guardadas por estatuas de animales... Del interior del edificio surge una cantico que cada vez aumenta más en intensidad así que rápidamente entraron en el edificio sin que nadie reparara en ellos y vieron a cuatro sacerdotes con dagas ceremoniales delante cada uno de un altar con una joven desnuda atada a él y en el medio de la sala se encontraba la Bestia junto a un sumo sacerdote del culto de Malar y un altar en el que estaba atada la pelirroja Mayberry. Ante esto los héroes se lanzaron a la batalla usando todos sus recursos: la poderosa magia de fuego de Talkur, las habilidades de ocultación de Will, la puntería sin par de Dardo y la habilidad con la espada de Frida. Y así la batalla parecía decantarse hacia los héroes ya que tanto el sumo sacerdote Darius como sus secuaces son derrotados pero la Bestia no caía muerta a pesar de las múltiples heridas recibidas hasta que Dardo consiguió atravesarle de un certero golpe el corazón con la poderosa espada elfica Eterna.